Desde hace unos días este “pequeñín”, cachorro de galgo afgano, llena de alegría la casa dejando prendad@s a tod@s con sus buenos modales, su dulce mirada y sus insaciables ganas de mimos y juegos.

Un peluche llegado desde Asturias ( donde se nota que ha sido criado con mucho amor porque desde el primer momento ha sido un encanto de perro ) al que espero le guste su nueva familia, porque desde luego para mi ha sido un cachorrillo muy esperado: desde pequeñita siempre soñé con compartir mil aventuras con un galgo afgano, y ahora ( aunque ya estoy un poco más crecida,es cierto ) , por fin tengo la oportunidad de tenerlo como compañero.

Aquí os dejo las primeras fotos de mi nuevo peque, al que finalmente he decidido llamar Djoko .(Sí, de Novak Djokovic, habéis acertado: tal vez por su aspecto simpático, tan dulce como juguetón, su perfil afilado y su complexión delgada pero musculada, o simplemente por mi pasión por el tenista ¡quién sabe!Si de amores platónicos anda el juego). Sólo se que éstos son los primeros momentos de una bonita y larga amistad.

I love u, Djoko!

Djoko haciendo la siesta

Djoko durmiendoDjoko descansando en su jardín

 

 

Download PDF