Algunas pensamos que ser mujer es algo maravilloso: estamos orgullosas de nuestra condición femenina y vivimos nuestra vida disfrutando y explotando al máximo nuestra feminidad ( No en vano Marilyn frivolizaba sobre la diversión femenina cantando aquello de “Diamond’s are the girl’s best friend” ). Sin embargo, hay que reconocer que para la mujer no todo es un camino de rosas, y en ocasiones nos encontramos en cierta desventaja respecto a los hombres, especialmente en lo que a condición física se refiere. Y esa desventaja puede ser aterradora en determinadas situaciones.

Para minimizar y prevenir esas situaciones de peligro, podemos tomar ciertas precauciones. Por ejemplo:

Si sospechamos que nos siguen, es importante plantearse…

  • Tener a mano el clásico spray de pimienta que guardas en el bolso (por es importante llevar un bolso práctico que permanezca ordenado, ¡para encontrarlo fácilmente!)
  • Seguir de reojo la sombra que se proyecta en la pared, para calcular la distancia a la que se encuentra de nosotras la persona sospechosa y ver si se aproxima con rapidez.
  • Aprovechar los escaparates de la calle para intentar ver a la persona de la que sospechamos en el reflejo del cristal.
  • Pararnos y girarnos hacia esa persona sospechosa para preguntarle algo, como qué hora es o dónde está una determinada calle. De esa forma establecemos contacto visual con el sospechoso y puede resultar una acción disuasoria, pues él sabrá que tras varios segundos de contacto, ahora podremos reconocerle.

En cambio, si el sospechoso se acerca a ti de frente…

  • …Un buen receso es sacar el teléfono móvil fingiendo responder una llamada, y cuando se encuentre a una distancia cercana, asegurarnos que en voz alta y clara se escucha como dices ” ¿Donde estás? ¡Ah, si! Ya te veo! Y acto seguido saludar efusivamente con la mano. De esta forma desconcertarás al individuo y abortará su plan por precaución de que tu conocido se encuentre a sus espaldas.

Aunque el mejor método de prevención siempre será tomar algunas lecciones de defensa personal para intentar salir airosa de un desafortunado encontronazo, estos pequeños recursos de supervivencia pueden resultarnos más útiles de lo que podemos pensar a priori. Los aprendí hace ya unos años en una divertidísima iniciativa, patrocinada por Cointreau, en el gimnasio femenino Arsenal de Barcelona: “Defensa personal con tacones”.Sí, lo habéis leído bien: CON TACONES. Porque de madrugada, encorsetada en tu Little Black Dress y ataviada con un taconazo digno de Louboutin, sí es necesaria una clase magistral que nos aleccione sobre cómo reequilibrar el peso de nuestro cuerpo y hacer frente al contrincante sin ropa deportiva de por medio.

anillos Siren

Vista mi predisposición para probar productos innovadores, entenderéis la expectación que me ha generado el último recurso del mercado para darnos un plus de protección : Siren Ring, un anillo de aspecto sencillo ( y por lo tanto muy “ponible”, siendo una joya discreta  acorde con la indumentaria”casual”) con un peso de 34 gramos (combina una base de metal con un gran piedra disponible en distintos colores) que esconde en su interior una poderosa alarma anti agresores. ¡Como lo lees! Así que estas Navidades ya tenemos la excusa perfecta para reservar un pellizquito de nuestro presupuesto (pues el anillo vale alrededor de 200 euros, según el acabado escogido ) e invertirlo en nosotras mismas, sin remordimientos por los excesos navideños (porque un mejor amigo… ¡no tiene precio!).

Mientras decides qué color elegirás, puedes hacerte una idea de cómo puede ayudarte en situaciones cotidianas a través de este vídeo de presentación que ha lanzado la compañía:

¿Con ganas de más? Aquí tenéis un resumen de la interesante entrevista de S Moda a su creadora, Kat Alexander:

“…El funcionamiento de Siren Ring es sencillo: basta con llevar el anillo puesto (a simple vista no hay nada que lo diferencie de una joya cualquiera) y girar su parte superior en el sentido contrario a las agujas del reloj en caso de estar en peligro. En ese momento, el anillo tardará solo dos segundos en emitir un sonido tan penetrante e insoportable – superior a 110 decibelios– que servirá para disuadir al agresor en los primeros segundos del ataque, distraerle o llamar la atención de otros transeúntes (se puede escuchar desde más de 100 metros de distancia). “Si el atacante está tan cerca como para colorcar el anillo próximo a su oído puede provocarle incluso dolor. Respecto a la duración de la alarma, solamente es revelada a cada usuaria cuando lo adquiere. De este modo intentamos aumentar la seguridad”, explica a S Moda su creadora.

Llegados a este punto nos asaltan dos preguntas: ¿qué pasa si se activa por error?, y lo que es más importante, ¿no es peligroso este estridente sonido también para la víctima? Alexander ha pensado en todo.

Si giramos por error la esfera del anillo, disponemos de 1,5 segundos (eso sí, más vale que seamos rápidos) para devolverla a su posición original (off). Respecto a la segunda cuestión, la joya está diseñada para que el sonido se proyecte en dirección contraria a la persona que lo lleva. De esta forma, la víctima queda a salvo del atronador estruendo y será quien se sitúe frente al anillo quien sufra el impacto acústico.

Por lo demás, funciona como un móvil: contiene una batería que lo carga al conectarlo a un puerto USB y, aunque está diseñado para llevarlo puesto a diario, es recomendable protegerlo de la humedad y las altas temperaturas. El precio también se asemeja al de cualquier dispositivo tecnológico aunque no alcanza las elevadas cifras de los smartphones de última generación. Por 245 dólares (algo menos de 200 euros) todo aquel que lo desee (se hacen envíos internacionales) puede adquirir su combinación preferida en la web (lo primero es elegir entre acabado en plata o baño de oro y después decidir si eres más de verde esmeralda, de rojo anaranjado o de gris violáceo). “Queremos encontrar la manera de que sea asequible para mujeres de cualquier clase social. No es nuestra intención convertirlo en un producto de gama alta, pero el elevado coste de producción –fabricamos en Estados Unidos y utilizamos piedras naturales– hace que sea difícil hacerlo más barato. Trabajaremos para reducir el coste en el futuro. Del mismo modo, nos gustaría incluir otras prestaciones adicionales como el envío de una alerta a los familiares de la víctima o a la policía”, declara Alexander…”

Si quieres descubrir más sobre este producto lee la entrevista completa: sólo tienes que pinchar en este enlace a S Moda.

¡Te recomiendo que no te la pierdas!

 

Download PDF