¿Necesitas unos nervios de acero porque tu jefe es un gruñón que pierde los papeles con facilidad? Todos hemos vivido situaciones que nos sobrepasan y nos han dejado al borde de un ataque de nervios. pero unos tienen más predisposición a irritarse que otros, o mejor dicho, el sistema nervioso menos equilibrado que otros.

Sin embargo, ¡ llegan buenas noticias ! Tal vez no puedas cambiar quién es tu jefe, ¡pero ahora sabes que puedes cambiar su mal genio! ;) Porque existe un remedio para actuar sobre el tercer Chakra y equilibrar el sistema nervioso de aquellos que pierden fácilmente la compostura.

Por eso comparto con vosotr@s una postura que descubrí en mi última clase de Kundalini ( yoga ),y  que como a buena Sagitario, ¡ me ha encantado!. Se trata de una asana (posición) de yoga Kundalini que se llama “Postura del Arquero” y te ayudará a conseguir unos nervios de acero.

Entrenándola regularmente, además de fortalecer tu sistema nervioso para que enfrentes con calma y determinación cualquier contratiempo, ayuda a obtener un extra de confianza en ti mismo y aporta firmeza a caderas y hombros. ¡Todo un tres en uno!

CÓMO COLOCARSE EN LA POSTURA DEL ARQUERO

  • Separa las piernas de manera que tus pies estén más abiertos que tus caderas.
  • Coloca el pie derecho orientado hacia adelante, y el izquierdo formando un ángulo recto con el pie derecho.
  • Empuja tu cuerpo hacia adelante, cargando el peso de tu cuerpo sobre el cuádriceps delantero. Sabrás que estás situado correctamente cuando el muslo que flexionas impida verte el pie.
  • Tu pierna izquierda permanecerá con la rodilla estirada.
  • Enrosca los dedos de ambas manos hacia las palmas, con los pulgares hacia atrás.
  • Como si fueras a disparar una flecha con un arco, realiza el movimiento de lanzamiento: tu brazo izquierdo estirará del arco flexionando el codo y el derecho estirado usando el pulgar como punto de mira.
  • Clava las plantas de los pies en el suelo ( empújalas hacia abajo, sintiendo el peso de tu cuerpo ) y concentra tu mirada en el pulgar.
  • Alarga tu respiración respirando profundamente por la nariz e intercalando con la respiración de fuego.

¡ Námaste!

Download PDF