Tras quince años de “telerrealidad” en antena, por fin alguien ha apostado por un reality que nos haga abrir los ojos e incluso tal vez infunda un poco de humanidad a nuestra sociedad para que empiece a cambiar el mundo a costa del que vivimos.

Ahora que tan de moda está entre las post-adolescentes eso de “estar en el candelero”  de los tronos televisivos, donde parece que sólo importa qué llevas, cómo lo llevas y en qué discoteca o blog lo luces,  es interesante ver que los medios de comunicación online hacen frente a la telebasura proponiendo contenidos alternativos que nos hagan pensar sobre la calidad de lo que a diario consumimos.

Por ejemplo, eso de ser “fashion blogger” a menudo implica vivir siendo esclav@ de la tendencia, consumiendo productos que no se valoran (son parte del atrezzo entre el contenido de un post y el post siguiente) ni se disfrutan (pues es sabido que muchas bloggers  abusan de la flexible política de “devoluciones” de las marcas para multiplicar las posibilidades de sus “outfits” ). Y es que las cadenas de moda (Low Cost, principalmente) nos han adoctrinado para consumir mucho y rápido, haciendo que deje de tener sentido guardar en el armario una prenda pasada la temporada, y en el caso de las más fashionistas,  una vez se ha posteado con ella un par de veces en la red. Nos estamos condenando a llevar una vida de” usar y tirar” tan barata como la misma ropa que consumimos.

Tal vez a esa reflexión llegó el  periódico noruego Aftenposten, que se propuso hacer un reality con los 3 principales bloggers de moda de su país. Les propusieron un proyecto sorpresa en Camboya para conocer por dentro la industria de la moda y así fue como Anniken, Frida y Ludvig se embarcaron en la aventura de conocer de cerca el mundo que tanto les apasiona, desde el front row. Probablemente la experiencia no fue lo que imaginaron, pero gracias a ella, han nacido tres activistas más denunciando las deplorables condiciones de vida y de trabajo de las trabajadoras textiles de los países donde producen la mayoría de cadenas los cost.

Tras correr la misma suerte que ellas, Anniken Jørgensen, al volver a  Noruega decidió emprender una campaña de denuncia sobre lo que vio, y empezar su particular cruzada contra H&M ( ver su blog ) .

MuchOs consumidores no queremos tomar consciencia de lo importante que es nuestra decisión de consumo y nos dejamos llevar por la novedad. Pero cuando decides hacerlo, tu vida cambia, y por fin nace un nuevo consumidor crítico.

Aquí tenéis los episodios del reallity “Sweat Shop”. Ahora mirad, juzgad por vosotros mism@s, y como el Ave Fénix, renaced de vuestras cenizas.

CAPÍTULO 1: ES MUCHO PEOR DE LO QUE PENSÉ QUE SERÍA.
CAPÍTULO 2: ESTA CHAQUETA LE HABRÍA COSTADO EL SUELDO DE UN AÑO.
CAPÍTULO 3: LOS JÓVENES SE DERRUMBAN TRAS UNAS HORAS EN LA FÁBRICA
CAPÍTULO 4: LO TIENEN MAL PORQUE NOSOTROS LO TENEMOS BIEN

CAPÍTULO 5: ¿QUÉ CLASE DE VIDA ES ESTA?

 

Follow my blog with Bloglovin

Download PDF