Aquello de “Mujer ojerosa, mujer hermosa” sospecho que lo debió inventar alguna madre (probablemente algo fiestera) para contentar a la niña de sus ojos, pues llevo toda la vida viéndolas frente al espejo y sigo sin encontrarle el encanto a los ojos de panda, qué queréis que os diga.

Con la despedida del verano y de nuestro […]

Download PDF